Marcos Rodriguez Leija (Nuevo Laredo, Tam., 21/05/97)

Cuenta regresiva

La poesía, un juego en serio

Marcos Rodríguez Leija

Ser sensibles al mundo que nos rodea, vivir, pero sobre todo escribir y leer mucho, es lo que puede darnos las armas para emprender la lucha de llegar a publicar poesía, considera Roberto Arizmendi.

Originario de Aguascalientes, como romero o andante que cruza valles y montañas, llegó a Nuevo Laredo para presentar su más reciente producción poética: Cuenta regresiva, editada por la Universidad de Sonora.

El libro es una antología que reúne lo mejor de su obra realizada entre 1962 y 1995. Son poemas en los que a través de un lenguaje coloquial y directo podemos adentrarnos un poco a su concepción de la infancia, el amor, los recuerdos, el sueño y la soledad.

Autor de 24 libros y coautor de más de 30 ediciones, Arizmendi ha dirigido el Taller de creación poética de la Universidad Autónoma de Tamaulipas y ha obtenido diversos premios nacionales de gran prestigio.

El poeta hidrocálido es un peregrino en constante búsqueda que cree en la sensibilidad del ser humano y su nobleza que deviene capacidad para escuchar, entender, adentrarse en el otro y navegar en un inmenso océano de posibilidades.

Para Arizmendi, a través de la palabra se llenan páginas de libros para que cada quien lea, entienda e interprete.

Y a través de la poesía, considera que se da un mensaje propio a cada quien para que lo deseche o lo haga suyo, se lo apropie, y así trascienda el acto individual creativo y se convierta en un horizonte ilimitado de posibilidades.

“La mayor satisfacción de quien escribe es tener la posibilidad de compartir lo que se produce, con la gente que tiene deseo e inquietud de compartir cualquier forma de expresión como la poesía”, mencionó al ser entrevistado.

Pero no es fácil escribir y llegar al público, pues para ello hay limitación de recursos y otro tipo de obstáculos, como la poesía misma.

Explicó que resulta difícil poder divulgarla por haber mayor preferencia hacia otros géneros literarios como la novela y el cuento.

Para crear poesía, señaló, es necesario vivir mucho, no tener demasiados recovecos en el uso del lenguaje; es necesario sentir y percibir el mundo que nos rodea.

También es importante leer mucho, tener una disciplina para conocer el uso del lenguaje y las formas de expresión; hay que tener una actitud permanente de ser plenos en cada instante de la vida, no ser mediocres quedándose con ciertas potencialidades sin desarrollar.

“Escribir, escribir, escribir y el uso cotidiano del lenguaje, tanto en lo que se lee como en lo que se expresa a través de la escritura, le dará mayores elementos a quien desea hacer de la palabra un material fundamental para su oficio”, concluyó.

 

 

 

______________________________________

Reportaje publicado con motivo de la presentación del libro Cuenta regresiva, en el diario El Mañana, de Nuevo Laredo, Tamaulipas., el miércoles 21 de mayo de 1997.

Trackback URL

Los comentarios están cerrados.